Connect with us

CINE & SERIES

Crítica de Minari. Historia de mi familia, ganadora del Globo de Oro y nominada a 2 BAFTA

Published

on

Por Raquel Hernández Luján

Crítica del drama escrito y dirigido por Lee Isaac Chung Minari. Historia de mi familia, ganadora del Globo de Oro y nominada a 2 premios BAFTA. Estreno el 12 de marzo de 2021.

No es de extrañar que Minari. Historia de mi familia sea una cinta que viene haciendo ruido desde hace mucho tiempo. Estamos ante una película dramática escrita y dirigida por Lee Isaac Chung en la que, bajo su aparente sencillez, esconde toda una serie de lecciones de vida sutiles y emocionantes… 

Una de ellas, es el encaje generacional dentro de una familia, que es uno de los temas que se trata que podríamos denominar como universal. Lo mismo sucede con las diferencias culturales entre los personajes principales, una familia coreana, y el lugar al que se mudan, los Estados Unidos.

La narración habla de una forma muy íntima y con gran sensibilidad del apego, de la idiosincrasia y de las diferentes identidades derivadas del origen sin dejarse arrastrar por los tópicos choques culturales. Pero, sobre todo, es el relato sobre las dificultades a las que tiene que enfrentarse una familia y sobre lo que hay más allá de los sueños de triunfar. En cierta medida, recuerda a cierto leit motiv de Volver a empezar: vivir es a fin de cuentas recomponerse y seguir adelante.

Minari se ubica temporalmente en la década de los 80, momento en el que una familia de emigrantes surcoreanos en Estados Unidos decide instalarse en la zona rural de Arkansas.

Tras abandonar California, el padre de la familia decide dar un vuelco a sus planes por completo cambiando sobre todo la vida de su hijo menor David, de siete años.

Aunque trabajan sexando pollos, el sueño del padre de David es instalarse como granjero y cultivar verduras para el mercado coreano-estadounidense, en pleno florecimiento por la afluencia anual de compatriotas que se asientan en la zona y alcanzar así el sueño americano de triunfar a base de esfuerzos y sacrificios que se verán recompensados con el tiempo.

Su madre, sin embargo, preferiría vivir en un ciudad, cerca de un hospital, ya que el pequeño David está enfermo del corazón. También le preocupa la integración de sus hijos y sus relaciones sociales, por lo que decide empezar a llevarlos a la Iglesia. Con la idea de echarles una mano, la abuela se mudará a su casa rodante.

Uno de los grandes aciertos de Minari es la de contar con un reparto sensacional que traslada a las mil maravillas todos los elementos señalados y que beben precisamente de las propias vivencias del cineasta en su infancia. Steven Yeun (Glenn en The Walking Dead), Han Ye-ri (The Table) y una sensacional Youn Yuh-jung (Nido de víboras) que defiende de maravilla un papel entrañable, componen el plantel “adulto” principal.

Pero además de todo lo que cuenta la película y de tener un gran vehículo para ello en su entregado casting, también hay que añadir que es una película hermosa que retrata a las mil maravillas las inclemencias a las que están expuestas las personas que viven del campo y ponen toda su energía, su empeño y hasta su sudor en sacar adelante sus tierras, aún a costa de endeudarse. 

La fotografía es una delicia y lo mismo podemos decir de la banda sonora, siempre presente de una forma sutil y capaz de acompañar todos los hitos de la historia despertando todo un abanico de sentimientos en el espectador. Sensible, pero no sensiblera, la historia no busca las lágrimas de la audiencia ni usa triquiñuelas baratas para erigirse como un gran drama, sino que apela a la empatía de los espectadores y consigue elevar lo puntual a universal, haciendo que se tremendamente fácil empatizar con los personajes, incluso a pesar de tener distintos puntos de vista.

Minari. Historia de mi familia cuenta con un total de seis nominaciones en los BAFTA que se celebrarán el próximo 11 de abril incluyendo las de Mejor actor de reparto para el pequeño Alan S. Kim, Mejor actriz de reparto para Youn Yuh-jung (la química nieto-abuela es sensacional, así como sus conversaciones sobre lo que es “ser una abuela de verdad”), Mejor músicaMejor película extranjeraMejor director y Mejor casting

Al final estamos ante una película realista sobre la diferencia, enorme, entre la idealización de las cosas y como son en verdad. Y está bien que sea así, a todos nos viene bien ese “baño de realidad” para tener claro que las familias no tienen por qué ser como en los anuncios sino que deben afrontar juntas los problemas, tener desavenencias, momentos inesperados de felicidad y, con suerte, la capacidad de cosechar el legado de sus antecesores. 

VALORACIÓN

Lee Isaac Chung escribe y dirige una película tierna y a la vez dura en la cual no hay espacio para el sentimentalismo, aunque sí para los sentimientos. Es una fábula sobre la importancia de reponerse tras el fracaso.

Lo mejor

La delicadeza y sutilidad del subtexto. Es una película hermosa sobre las dificultades de la vida y las veces en las que la familia se pone a prueba.

Lo peor

Es un drama en toda regla, de los que te dejan el corazón un poco roto, como la vida misma.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisement

DESTACADOS

A %d blogueros les gusta esto: